Aumenta la población de langures negros de nariz chata
En el Tíbet ha aumentado la población de Rhinopithecus bieti, conocidos como langures negros de nariz chata o monos de pelo dorado de Yunnan. Sin duda, una buena noticia no sólamente porque significa que ha mejorado su hábitat, sino por tratarse de una especie en grave peligro de extinción.

Así, la región autónoma del Tíbet, al suroeste de China, acoge a la friolera de 700 ejemplares de la especie, una sorprendente cifra si tenemos en cuenta que a finales del siglo pasado había sólo 50 en el mismo área, según cifras oficiales manejadas por las autoridades locales.

Se da la circunstancia, además, de que la especie es una de las más amenazadas del mundo dentro del grupo de los primates, con una cifra general actual de poco más de dos millares en todo el mundo, distribuidos entre este lugar y la provincia limítrofe de Yunnan, de donde viene el nombre.

Detener la caza furtiva

En el área que ha experimentado este espectacular aumento se ha logrado remontar el duro golpe que supuso una descontrolada caza ilegal en los años noventa. Precisamente, han sido los controles y el esfuerzo realizado para detenerla lo que ha dado estos maravillosos frutos al paso de los años.

Aumenta la población de langures negros de nariz chata
En un futuro no lejano se espera sobrepasar la barrera de los 1.000 ejemplares, y las autoridades se muestran muy satisfechas con el resultado obtenido, si bien han de mejorarse algunos aspectos, como el intercambio de ejemplares entre zonas para conseguir una reproducción que ofrezca nuevas generaciones más fuertes.

Por lo tanto, la reserva natural creada hace una década en el distrito de Markam para proteger a éstas y a otras especies raras de primates es un auténtico paraíso para estos animales, donde disponden de 185.300 hectáreas para vivir, que no es poco.