Aumentan las enfermedades inflamatorias en niños y jóvenes por la contaminación ambiental