Australia etiqueta a un tiburón descomunal: 5,3 metros y 1,6 toneladas