Australia podría permitir cazar cocodrilos para atraer turismo
Australia va a celebrar una consulta pública para autorizar los safaris para cazar cocodrilos en el norte del país. Se trata de promover el turismo y fomentar el empleo entre los aborígenes. El Gobierno Federal de dicho país ya rechazó una propuesta similar hace varios años, pero ahora ha decidido revisar la cuestión porque el número de ejemplares de cocodrilos ha crecido enormemente.

Los gigantescos cocodrilos de estuario, que llegan a medir hasta siete metros y pesar una tonelada, habitan en las zonas pantanosas del Sudeste Asiático y en el norte de Australia. En este país están protegidos con diferentes leyes, tanto de ámbito nacional como local.

Los cocodrilos en Australia no son ninguna broma. Matan una media de dos personas al año. Antes de la década de los setenta del siglo pasado había unos tres mil cocodrilos de estuario, pero, a mediados de la década de los noventa, la población se recuperó y llegó a los 75.000 ejemplares. En la actualidad, se calcula que su población supera los cien mil ejemplares en todo el país.

En Australia, existen granjas de cocodrilos para vender su carne a los restaurantes turísticos locales y se aprovecha su piel para artículos de moda. Además, varios operadores turísticos realizan excursiones guiadas para conocer sus hábitats.

El ministro jefe del Territorio Norte, Paul Henderson, ha explicado que el Gobierno australiano ha accedido a la posibilidad de permitir la caza de estos animales durante un período de prueba de dos años. Según la propuesta, que se someterá a la consulta pública abierta hasta el próximo 25 de junio, se fijará una cuota anual de unos cincuenta cocodrilos. Si se aprueba la propuesta, los cazadores pagarán dinero para matar a cocodrilos. El Gobierno del Territorio Norte prefiere dar trabajo a los aborígenes y estimular el turismo.

La Real Sociedad para la Prevención de Crueldad hacia los Animales asegura que no es forma adecuada de controlar la población de cocodrilos. Sólo es una forma de matar animales por entretenimiento.

Según el ministro de Medio Ambiente del Territorio Norte, los safaris de caza de animales salvajes, como el búfalos o cerdos, existen en zonas privadas, con unas restricciones que se aplicarían a los safaris de cocodrilos. El Gobierno australiano esperará la opinión de los ciudadanos antes de adoptar la decisión final, y escuchará todos los puntos de vista antes de adoptar una resolución.