El Banco Europeo de Inversiones no quiere ayudas al carbón