Barcelona y Madrid prohibirán el uso de coches viejos