Barcelona quiere matar a sus palomas