Bebé gorila en peligro de extinción nace por cesárea
Como buen gorila bebé, esta cría tan peluda como adorable es un amor de animalito. Su fragilidad es parte de su encanto. Con tan solo un par de semanas de vida hace todo tipo de monerías y, como atestiguan las imágenes, su tierna estampa roba el corazón de cualquiera.

Cada día va cobrando fuerzas, pero estuvo a punto de perder la vida nada más nacer, sin contar con el pequeño gran milagro que supuso el nacimiento, realizado por cesárea. La vida de su madre corría peligro, una gorila occidental de la llanura, especie en peligro de extinción.

Los veterinarios del zoo pensaban que Kera iba a morir a consecuencia de un cuadro de preeclampsia, al sumársele una hipertensión y niveles altos de proteína en la orina. “No podíamos detectar signos de vida, más allá de los latidos del corazón”.

Para intentar salvar tanto a Kera como a su pequeño intervino Cahill, un reputado ginecólogo del hospital St. Michael. Era la primera vez que hacía algo parecido, por lo que tuvo que preparar la intervención estudiando su anatomía.

Cahill recuerda el parto con emoción. Hasta tal punto que lo compara con los momentos que probablemente sean los más felices de su vida, cuando trajo al mundo a sus hijos. Afirma que ambos son sus mayores logros.

Por otra parte, los nacimientos son siempre un acontecimiento, y cuando se producen en los zoos despiertan mucha expectación. Si a ello le añadimos que el parecido con los seres humanos es impresionante, el sentimiento que transmite la llegada de este nuevo ser a este mundo no podía sino convertirse en una noticia viral.

Bebé gorila en peligro de extinción nace por cesárea
Luego, fueron necesarios cuidados intensivos para que saliera adelante, y en ello está, cobrando fuerzas día a día. El simpático gorrito azul y la mantita de rizo no son sino una manera de mantenerlo caliente. Aunque sigue delicado, sus cuidadores son optimistas. No os perdáis el vídeo, es emocionante…

Los gorilas, casi humanos

Cahill recuerda el parto con entusiasmo. Hasta tal punto que lo compara con los momentos que probablemente sean los más felices de su vida, cuando trajo al mundo a sus hijos. Afirma que ambos son sus mayores logros.

Bonitas declaraciones que, sobre todo, nos acercan a la realidad de estos primates en peligro de extinción y ayudan a sensibilizar y concienciar sobre sus principales amenazas, como son la caza furtiva, la reducción del hábitat, los conflictos armados y las enfermedades, entre otras el ébola, el virus de la polio y la hepatitis A.

A su vez, los nacimientos son siempre un acontecimiento, y cuando se producen en los zoos despiertan mucha expectación. Si a ello le añadimos que el parecido con los seres humanos es impresionante, el sentimiento que transmite la llegada de este nuevo ser a este mundo no podía sino convertirse en una noticia viral.

No es la primera vez que se recurre a la cesárea para ayudar al nacimiento de un gorila. En total se han hecho 9 en todo el mundo. Recordemos el caso más reciente, una cesárea a una cría de bebé que nació hace un par de años en el zoo de San Diego, California. Ante la imposibilidad de su madre de tener un parto natural, los veterinarios del zoo le practicaron una cesárea, con lo que también se evitó el sufrimiento de la cría.