Bioneers, más allá de la sostenibilidad
Pioneer, en inglés, significa pionero. Por tanto, en un juego de palabras, bioneers significa pioneros de la vida. Con ese nombre fundó Kenny Ausubel su asociación en 1990: una cultura emergente, nueva, de innovadores sociales y científicos que imitan la naturaleza. La biología al servicio de los seres humanos. En otras palabras, si se cuida la naturaleza, se cuida a las personas. Y viceversa: el cuidado de las personas significa cuidar de la naturaleza.

Bioneers nació con el objetivo de servir de centro receptor para nuevas ideas sociales y científicas con un componente práctico, al tiempo que con visión de futuro, con el objetivo final de llevar a cabo la restauración de sistemas naturales de los que depende toda la vida. Conectan campos como la prosperidad, las soluciones científicas y técnicas, la educación y la inspiración.

Hace mucho que se habla de desarrollo sostenible. Pero quizá el término haya perdido su significado. Tal vez sea hora de replantearse conceptos ante el fracaso de las políticas e iniciativas encaminadas a salvar el planeta. Porque desarrollo sostenible significa, para la inmensa mayoría de los que manejan el mundo, que se sostenga este sistema. Sin embargo, este sistema es insostenible. Es necesario un cambio radical en el punto de vista. El modelo económico y social se cae por su propio peso. Ellos no lo van a cambiar. Pero hay organizaciones, como Bioneers y muchas otras, que sí.

Hay que ir más allá de la sostenibilidad. Hay que detener la destrucción actual del medio ambiente. Y esta revolución debe gestarse en el corazón de la naturaleza. Con esa idea surgieron los Bioneers, una red de científicos, activistas, pensadores y emprendedores sociales que todos los años se reúnen en California.

Es el momento de pasar a la acción, dicen. No se puede esperar más. Las soluciones existen, pero hay que llevarlas a cabo.

La ya famosa idea del “cradle to cradle” (de la cuna a la cuna) se gestó en una de las primeras reuniones de los Bioneers. Janine Benyus impulsó su visión de la “biomímesis”, imitar a la naturaleza. Paul Hawken habló por primera ver del “capitalismo natural” y Fritjof Capra habló sobre “la red de la vida”.

John Todd presentó en público depuradoras naturales de algas y plantas acuáticas y Jason McLennan impulsó “el reto de los edificios vivos”, que aspira a dar una nueva dimensión a la arquitectura.

Son pioneros de una nueva visión mundial donde se respeta totalmente el medio ambiente. No se sostiene. Se protege como lo más preciado que tenemos. El único planeta que podemos habitar.