Brasil protegerá la Amazonia con ayuda de internet
Brasil quiere proteger la selva del Amazonas al mismo tiempo que respeta lo derechos y propone incentivos para los propietarios de las tierras. Hasta ahora, muchos terratenientes brasileños violaban las leyes, talando árboles de sus propiedades para usar el terreno para la agricultura. El castigo de esta violación de la ley era plantar otros árboles. Pero podían y solían ser de otra especie.

El proyecto, llamado BVRio, es una plataforma tecnológica que aprovecha las posibilidades de internet. Se basa en la ley de oferta y demanda para conservar la biodiversidad, proteger la selva y crear un mercado de reducción de dióxido de carbono fácilmente manejable. El sistema permitirá que los mayores propietarios de bosque virgen puedan vender cuotas de bosque y, por tanto, también de derecho de emisión de carbono, a los agricultores.

El precio de la hectárea se calculará por la ley de la oferta y demanda. Tanto los grupos ecologistas como los propietarios de las tierras apoyan la medida. El objetivo es proteger la selva tropical más grande del mundo.

Con este nuevo sistema BVRio, los dueños de tierras mantendrán una reserva legal, una cantidad mínima de vegetación nativa en sus propiedades, que puede ir desde el 20 hasta el 80% de la extensión de la tierra. BVRio permite a agricultores y terratenientes negociar directamente sin que el Gobierno intervenga, lo que, en teoría, debería servir para agilizar y facilitar el proceso.

Apoyado por ecologistas y terratenientes

Los grupos ecologistas creen que este método puede servir para proteger la biomasa forestal y, en general, todo el ecosistema de la selva. Las cuotas de terreno sólo pueden ser compradas y vendidas dentro de áreas biológicamente similares. Es decir, que un agricultor del centro de Brasil no podrá vender sus cuotas extra a un ganadero amazónico que posea selva tropical.

De este modo, se crea un incentivo para que los propietarios de selva con rica biodiversidad forestal cuiden sus propiedades y, es decir, la selva.

Cabe recordar que lo que ocurra en las selvas tropicales de Brasil y, en general, en toda la Amazonia, repercute en la salud global del planeta. La selva amazónica es considerada una de las defensas más importantes del mundo contra el calentamiento global, ya que tiene una gran capacidad de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono.