Buscan vida en un lago sepultado bajo el hielo antártico, aislado del mundo desde hace un millón de años