Los cactus inspiran una técnica para limpiar vertidos de petróleo