Cada ciudadano europeo paga 750 euros al año por la contaminación y los accidentes de coche