Cae en picado el consumo de carne de ballena en Japón y lleva al declive terminal de la industria, según activistas