Café para limpiar de metales pesados el agua
Las aguas residuales contienen gran metales pesados como níquel, manganeso, plomo, cromo, cadmio, zinc, cobre, hierro o mercurio. Si el nivel de estos metales pesados es muy alto puede resultar un problema para la salud. Son sustancias contaminantes, según la una directiva de la Unión Europea. Aunque, hay que aclarar que algunos de ellos son imprescindibles para el desarrollo de la vida. Por ejemplo, algunos son imprescindibles para el crecimiento de las algas. En definitiva, tiene que haber metales pesados en el agua, pero en una cantidad limitada.

El problema está en que algunas actividades humanas suponen aumentar este nivel de metales pesados en el agua. Entre otras, la limpieza de metales, el refino de fosfato, la generación de cloro o la fabricación de baterías y teñidos. Cuando se sobrepasan ciertos límites, pueden morir peces, plancton o, incluso, el ganado.

Por tanto, es indispensable para la salud medioambiental y humana encontrar métodos que retiren esos metales pesados del agua potable y, también, de la que se usa para regar y otras funciones. Los métodos utilizados en la actualidad son poco eficientes y demasiado costosos. Ahora, dos estudiantes de la Universidad Nacional (UN) han descubierto que los granos de café molido adsorben estos metales pesados del agua. Por su investigación han ganado un premio de la Universidad del Valle (Colombia). Son John Alexander Pachón Morales y Nathalie Gisela Vega Ávila, estudiantes de Ingeniería Química.

Los alumnos se centraron en la remoción del cadmio, un metal pesado procedente de la minería y de los procesos de refinamiento de zinc, de gran impacto en Colombia. Con este nuevo método, no sólo se eliminan metales pesados del agua, sino que también se revalorizan los residuos de las industrias cafeteras.

El cadmio, un metal cancerígeno

Café para limpiar de metales pesados el agua
El cadmio es considerado un cancerígeno. causa una enfermedad llamada itai-itai (proviene del idioma japonés), que deforma los huesos y causa dolores y pérdida de funcionalidad en las articulaciones, especialmente de los huesos largos.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), los niveles máximos aceptados de cadmio en alimentos se sitúan entre las 2 y las 40 partes por mil millones (ppb). Para el agua es de 50 ppb y, para cultivos, de 250 ppb.

Usando granos de café como bioadsorbente de cadmio en soluciones acuosas, tiene ventajas económicas y de efectividad, aplicación y disposición. Tras los experimentos llevados a cabo por estos dos jóvenes científicos, la adsorción encontrada es de 7,91 mg de metal por gramo de adsorbente, un valor intermedio si se compara con el de otros adsorbentes empleados con el mismo objetivo.