California encuentra su maná de agua