Cambio climático: la emisión de metano se dispara