Campaña SOSDelfines: España es el país europeo con más cetáceos en cautividad
Si hay algo que los delfines querrían aprender en un delfinario es a pronunciar la palabra libertad. Aunque en realidad no precisan deletrarla para hacernos llegar el mensaje: necesitan mar abierto, vida o, lo que es lo mismo, respeto. Justo eso que no reciben cuando se les tiene en cautividad, una penosa práctica en la que España consigue el récord europeo.

La campaña SOSDelfines que acaban de lanzar diversas ONGs intenta decirnos precisamente esto, que mantener a los cetáceos en cautiverio es una forma de crueldad animal como cualquier otra. Y que, lejos de la imagen idílica que ofrecen, los acuarios y, sobre todo, los delfinarios, no hacen sino someter a los animales a un maltrato continuo.

De hecho, la alta mortalidad de estos animales obedece a su nivel de frustración, así como a la imposibilidad de satisfacer sus necesidades fisiológicas, lo que les estresa y los hace agresivos, tal y como se explica en el vídeo divulgativo de la campaña. En él se incluyen entrevistas a exadiestradores de cetáceos que denuncian la situación.

Campaña SOSDelfines: España es el país europeo con más cetáceos en cautividad
Lo cierto es que es fácil imaginar que los pobres estén muy quemados de estar todo el día dando vueltas y vueltas, atravesando los condenados aritos o haciendo malabares que justifiquen las entradas cobradas al público. Por lo tanto, los delfinarios serían literalmente una prisión donde los cetáceos están viviendo un auténtico drama, con el agravante de que muchos de ellos han sido capturados, es decir, no han nacido en cautiverio. Actualmente, en España hay 90 delfines, dos ballenas beluga y seis orcas.

Autoconciencia humana

Las ballenas y los delfines son animales muy inteligentes, hasta tal punto que la Whale and Dolphin Conservation Society (WDCS), lleva años reclamando que se les concedan los derechos humanos a la vida y la libertad.

Argumentan que, como las personas, todos los cetáceos tiene derecho a la vida, la libertad y el bienestar, pues tienen una autoconciencia muy parecida a la humana, así como capacidad de comunicación muy desarrollada y una vida social compleja.