Carpe diem, un estilo de vida ecológico y todo lo contrario