Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
El sector de las energías renovables en su conjunto está convirtiéndose en un generador de empleos que crece de forma paralela a su importante desarrollo. Todavía no ha llegado a su techo, ni de lejos. Más bien está empezando a despuntar, por lo que su potencial es increíble.

Pero no solo eso, porque al margen de su gran futuro, las cifras actuales ya resultan sorprendentes. De acuerdo con un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables, publicado en la XIII reunión del Consejo de la International Renewable Energy Agency (IRENA), durante 2016 más de 9,8 millones de personas trabajaron en este sector.

Titulado “Renewable Energy and Jobs. Annual Review 2017”, el trabajo se lleva a cabo en un contexto muy prometedor a nivel global, si bien hay unos focos especialmente activos. En particular, la región asiática, con China a la cabeza, está haciendo que el sector experimente una fuerte progresión.

Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
Por países, China, Brasil, Estados Unidos, India, Japón y Alemania concentraron la mayor parte de los nuevos empleos. Por subsectores, no es ninguna novedad que el pasado año la fotovoltaica siguiese siendo la tecnología que más personas emplease.

Se trata de un sector puntero, que no deja de crecer en generación de empleo, en línea con la creciente demanda, en buena parte consecuencia de la bajada de costes. El informe cifra en 3,1 millones los puestos de trabajo creados durante 2016, un 12 por ciento más que en 2015.

Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
Es importante destacar que, de nuevo, éstos se ubican sobre todo en China, India y, cómo no, también en Estados Unidos. En este último país aumentaron 17 veces más rápido que la economía en general. Ello supone alcanzar los 260.00 nuevos empleos, un crecimiento del 24,5 por ciento respecto al 2015.

Una progresión que podría detenerse si se concretan las políticas poco amigas de las renovables que anuncia Donald Trump, algunas de ellas ya en marcha, tal y como temen muchos expertos. Aunque su influencia a largo plazo está siendo cuestionada igualmente. Entre otros expertos, lo ha hecho el abogado ambientalista y empresario Robert Kennedy Jr, sobrino del legendario presidente de EEUU John Fitzgerald Kennedy.

A su juicio, la revolución de las renovables es imparable, con o sin Trump. Y, sea como fuere, otros países pueden tomar la delantera. “Si no avanzamos, será otro país el que consiga liderarla”, afirma. Actualmente, el líder es China, con un 44 por ciento del total mundial, sobre todo en solar fotovoltaica.

Mucho más lejos, la Unión Europea tiene un peso del 14 por ciento, seguida de Brasil, con un 10,5 por ciento, de Estados Unidos, con un 9,3 por ciento y de India, que no llega al 5 por ciento (4,6 por ciento), aunque en comparación con otros países sea una potencial mundial.

Por su parte, las nuevas instalaciones eólicas supusieron un aumento del 7 por ciento en dicho subsector. En cifras globales, se colocó en un total de 1,2 millones de puestos de trabajo a nivel global.

Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
La fabricación de biocombustibles, por otro lado, dio 1,7 millones de trabajos, correspondiendo a la biomasa 0,7 millones y al biogás 0,3 millones, concentrados fundamentalmente en Brasil, China, India y Estados Unidos.

Dentro de Europa destaca Alemania, si bien son cifras que corresponden a 2015. El país germano concentra alrededor de un tercio del trabajo europeo, con 334.000 empleos, seguido de Francia, con 162.000 empleos, y seguidos en tercer lugar del Reino Unido, con 110.000 empleos.

Un motor de la economía mundial

Además de ofrecer las últimas cifras de empleo del sector, el informe da una visión de los factores que afectan a este mercado laboral, considerando a aquel “un importante motor económico” a consecuencia éstos. Según la agencia, influye la reducción de los costos y las políticas puestas en marcha para su promoción. En concreto, se ha logrado “empujar continuamente la inversión y el empleo en las energías renovables”, concluye el trabajo.

Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
En la presentación del informe, realizada el 24 de mayo, el director general de la agencia, Adnan Z. Amin hizo hincapié en la importancia de que las energías renovables formen parte de las políticas socioeconómicas para ayudar a dejar atrás la era del petróleo:

Las energías renovables están apoyando directamente objetivos socioeconómicos más amplios, con la creación de empleo cada vez más reconocida como un componente central de la transición energética global

24 millones de empleos en 2030

De aquí a 2030, el sector podría aglutinar 24 millones de empleo, pronostica el informe. Una cifra creíble, habida cuenta del empuje del sector y del escenario actual a nivel internacional, favorable a acelerar la transición hacia una sociedad global descarbonizada.

Sirva de ejemplo solo una cifra: en comparación con 2012, año en que Irena comenzó a realizar su primer informe sobre el particular, el aumento casi alcanza el 40 por ciento. Así las cosas, no resulta difícil creer que las cosas evolucionen en este sentido.

Casi 10 millones de trabajos en el mundo gracias a las renovables
De cumplirse este pronóstico, el sector de las energías ecológicas no solo sería un motor de la economía, sino que también ayudaría a compensar los puestos de trabajo perdidos en el decadente sector de las energías fósiles. Ser un generador de puestos de trabajo, según la agencia, supone mucho más que “compensar los empleos perdidos en los combustibles fósiles” para pasar a convertirse en “un importante motor económico en el mundo”.

Ser alternativa de éste, así pues, supondría al mismo tiempo generar riqueza y cuidar el planeta. Un cambio que, a todas luces, bien merece la pena. Eso, sin tener en cuenta que en cualquier momento pueda abrirse camino una nueva tecnología disruptiva, que deje atrás a las actuales tecnologías de energía renovable y no renovable. Suena a utópico, no puede negarse, pero al mismo tiempo existen posibilidades de que ocurra.