Casi todas las especies amenazadas carecen de planes de protección
El panorama que ha dibujado el último informe del Observatorio para la Sostenibilidad en España (OSE) es tan negro que da un susto al miedo. Según concluye el trabajo, las autonomías únicamente han aprobado el 11,6 por ciento de los planes a los que obliga la ley para la protección de las especies más amenazadas. O, dicho de una manera más gráfica, de los 2.571 planes que deberían ponerse en marcha sólo hay 300 aprobados.

Eso sí, para hacer justicia hay que recalcar que las comunidades autónomas no son todas iguales, destacando Andalucía como la más cumplidora, con diferencia, pues sólo ella concentra el 96 por ciento de los planes aprobados desde el año pasado.

Tal y como especifica la normativa aplicable para las especies más amenazadas, y recuerda el OSE, estos planes son “una obligación legal y una de las herramientas más importantes para garantizar su conservación”. Por lo tanto, la situación es crítica, aunque el informe también ha encontrado que en el último año casi se han duplicado los planes aprobados.

Andalucía, un ejemplo

Como hemos mencionado, Andalucía es un punto y aparte. No sólo en cuanto a número de planes aprobados en el último año, sino en cuanto a cobertura de poblaciones protegidas mediante estos planes. En concreto, cubre casi la mitad de los 150 taxones de la región. Muy al contrario, la Comunidad de Madrid y la Región de Murcia no han aprobado plan alguno.

La gran mayoría de taxones (subdivisiones biológicas de especies) y poblaciones que precisan de medidas específicas y urgentes de protección por parte de las Administraciones Públicas, no cuentan con Planes para ello.

Casi todas las especies amenazadas carecen de planes de protección
Por último, otra cifra que asusta: sólo el 8,33 por ciento de las especies más amenazadas tiene planes de actuación que cubran su área de distribución al completo. Es decir, tal y como están las cosas, mejor ni hacer comentarios.