Casi todas las especies amenazadas carecen de planes de protección