Casi todas las palmeras de Madagascar están en peligro de extinción
El ecosistema natural de Madagascar está en la cuerda floja y, con él, el medio de vida de la población local. Gráficamente, podríamos decir que si las palmeras estornudan, todo a su alrededor se costipa, y ello incluye tanto a su gente como al entorno.

Las cifras de especies de palmeras en peligro de extinción que acaba de publicar la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) señalan que el 83 por ciento de las especies de palmeras de Madagascar están en peligro de extinción.

El porcentaje ha sido definido como “aterrador”, por Jane Smart, la directora de esta organización ambiental, pues su pérdida no sólo afectaría a la rica biodiversidad de la isla, que es única, sino porque, además, ello supondría que sus habitantes tengan problemas de subsistencia realmente serios.

“Esta situación no puede ser ignorada”, declara Smart, recordando a su vez que las 192 especies endémicas estudiadas de la isla proporciona recursos fundamentales para la vida en las comunidades más pobres de Madagascar.

De ellas extraen desde alimento hasta materiales con los que construir sus hogares. ¿Pero, cómo detener este declive? Las principales amenazas para la supervivencia de las palmeras de Madagascar son la deforestación y el cultivo de palmito. Su número está cayendo de forma alarmante, pues su mayoría crece en un lugar de la isla donde los bosques están mermando sin pausa. Por lo tanto, frenar la disminución de los bosques mediante el control de la expansión agrícola y de la explotación maderera sería una manera efectiva de asegurar el futuro de las palmeras.