Casi uno de cada tres cactus, en peligro de extinción
Los cactus son uno de los grupos de plantas más fuertemente amenazadas, y su enemigo, lógicamente, somos nosotros. La reducción de su hábitat, provocada fundamentalmente por usos agrícolas, industriales o residenciales y su aprovechamiento para distintos fines son sus principales amenazas.

Según un reciente estudio publicado en la revista Nature Plants, un 31 por ciento de las especies de cactus están en riesgo de extinción. Un porcentaje que hace que estén más amenazados incluso que los mamíferos y las aves.

Una situación “preocupante”

Esta conclusión se obtuvo tras una completa evaluación mundial, la más completa hasta la fecha, de este grupo de especies realizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Dentro de la Lista Roja de la UICN, los cactus se encuentran entre los grupos taxonómicos más amenazados evaluados, un hecho que la organización considera “preocupante”. En particular, subrayan la problemática que supone su tráfico ilegal.

Y es que el tráfico ilegal de especies va más allá de “carismáticos rinocerontes y elefantes, que tienden a ser objeto de atención mundial”, nos recuerdan. De hecho, buena parte del declive de estas especies obedece a estas actividades clandestinas.

Casi uno de cada tres cactus, en peligro de extinción
El comercio ilegal de especies de cactus es frecuente. Un elevadísimo porcentaje (86%) de los cactus amenazados que se utilizan en la horticultura esquilma a las poblaciones silvestres. Además, el coleccionismo agrava su situación, sobre todo porque las especies más raras son las más cotizadas, y éstas suelen encontrarse en la Naturaleza.

Su recolección descontrolada y otras presiones a causa de la actividad humana están poniéndolos contra las cuerdas. Su desaparición supondrá el declive de ecosistemas completos. No en vano, los cactus son un elemento clave de los ecosistemas áridos. Sobre todo, son fundamentales para mantener la biodiversidad, pues son fuente de alimento y agua para muchas especies.