Caso práctico: taxi eléctrico, ahorro de casi 5.000 euros al año