Calentamiento global

Efectos y soluciones del cambio climático
El cambio climático implica una mayor intensidad, duración y frecuencia de los eventos extremos, razón por la que se llaman así. Igualmente, el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero nos pone al borde del abismo.

En otras palabras, puesto que en los últimos 250 años la concentración de CO2 en la atmósfera se ha disparado y sigue aumentando debido sobre todo a la actividad humana, detenerlas significa también detener el cambio climático. De otro modo, salvo que se tomen medidas, las emisiones de CO2 provocarán un desequilibrio ambiental tan importante que pondrán en juego la misma supervivencia humana.

Si nos parece alarmista tal advertencia, la ciencia matiza apuntando que la humanidad podría no extinguirse, pero el mundo que conocemos dejaría de ser el que es. De hecho, estamos al borde de la sexta gran extinción.

La buena noticia es que, del mismo modo que hemos puesto al planeta contra las cuerdas, también depende de nosotros evitar que la situación se nos vaya de las manos de forma definitiva. Y para lograrlo la meta es la siguiente: además de dejar de esquilmar el planeta, dejándolo sin recursos y destrozando ecosistemas naturales, se hace necesario combatir el cambio climático con eficacia.

Efectos y soluciones del cambio climático
En concreto, el objetivo mínimo es estar por debajo del aumento de 2 grados centígrados a finales de siglo, con respecto a los niveles preindustriales. De no lograrlo, el planeta dejaría de tener la estabilidad térmica necesaria para la especie humana, disparándose además los eventos extremos.

Los efectos

Los efectos que provoca el cambio climático todavía se desconocen de forma completa. Una de las características de este fenómeno, de hecho, es la incertidumbre que existe con respecto a ello. Como primera causa del aumento de las emisiones de efecto invernadero se ha observado un aumento de las temperaturas promedio.

Es decir, no estamos hablando de un aumento de la temperatura en términos absolutos, sino de un incremento de las temperaturas promedio. Junto a ello, también se ha observado el desencadenamiento de eventos extremos asociados.
Seguir leyendo

Ciudades en peligro de desaparecer bajo las aguas
Como es bien sabido, el calentamiento global supone el deshielo y el consiguiente aumento del nivel del mar de forma progresiva, hasta hacer desaparecer amplias zonas costeras en todo el mundo. Algunas islas también desaparecerán. Son áreas que tienen un importante riesgo de inundarse incluso si combatimos el cambio climático con éxito.

La reducción de las costas del mundo también supondrá la desaparición de numerosas ciudades, engullidas bajo las aguas en un plazo mayor o menor de tiempo, en función del escenario en el que nos encontremos, pues el calentamiento global puede acelerarse más o menos en función de la cantidad de emisiones.

En otras palabras, llevar a cabo políticas verdes permite alejarse de los combustibles fósiles y, con ello, preservar la estabilidad del clima mundial, ralentizándose el deshielo y alejándose el fantasma de la inundación de las ciudades costeras. Así pues, algunas ciudades podrán salvarse.

Si seguimos contaminando sin control, los gases de efecto invernadero calentarán el planeta 4 grados centígrados en apenas una décadas, creando el contexto idóneo para que ciudades costeras de todo el mundo desaparezcan.

Alcanzar esos 4 grados significaría un ascenso del nivel del mar que sumergería las tierras en las que actualmente viven 470 a 760 millones de personas, según un estudio de Climate Central titulado “Carbon, climate and rising seas our global legacy”.

Ciudades en peligro de desaparecer bajo las aguas
Tengamos en cuenta que el 70 por ciento de la población mundial vive actualmente en zonas costeras, si bien el cambio climático afecta de forma desigual y en buena medida imprevisible. En todo caso, una cosa es segura: cada fracción de grado que evitemos subir prevendremos la inundación de algunas áreas y ciudades.

Igualmente, existen numerosas variables que hacen variar los pronósticos en función de características geológicas o, por ejemplo, el tipo de ocupación de la costa. No se producen los mismos efectos si se cuenta con acantilados, presas específicamente construidas para contener el avance del mar o si existen deltas de río o playas.

Las construcciones que existan también influyen, incluyendo tipo. No afectará igualmente a las costas densamente construidas con edificios turísticos como a pequeñas o grandes ciudades costeras, pongamos por caso.

Ciudades construidas bajo el nivel del mar

Corren especial peligro las ciudades construidas bajo el nivel del mar, como es el caso de Tokio, Miami, Nueva York, Singapur, Venecia, Amsterdam o Rotterdam. Según Steven Nerem, científico aeroespacial especializado en el cambio climático, “ya es demasiado tarde” para algunas de estas ciudades. Por poner un ejemplo más allá del evidente drama que sufre Venecia o la costa holandesa, entre otras, Nueva York podría llegar a ser inhabitable antes de finales de siglo, apunta el experto.
Seguir leyendo

Los niveles de CO2 seguirán disparándose a gran velocidad
Habida cuenta de que el objetivo climático del mundo no es otro que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, este tipo de noticias son dramáticas. Sobre todo, considerando que el nivel de dióxido de carbono (CO2) es el principal de estos gases, y que sus cifras no dejan de aumentar.

Cada vez menos pero, es cierto, pero por lo general, la cifra pasa desapercibida, pese a que los científicos no dejan de advertir que el reloj no se detiene, y la cuenta atrás empezó hace tiempo.

Ahora llega una nueva alerta sobre el aumento desmesurado de emisiones de CO2 en la atmósfera, a lo que hemos de sumar el aumento de irradiaciones solares, puesto que el sol, más viejo, irradia cada vez más calor. Lógicamente, hablamos de una escala de tiempo geológico, con lo que las comparaciones con respecto a hace millones de años nos quedan lejos, si bien son los que permiten entender el curso de los acontecimientos importantes de la historia de nuestro planeta.

Un triste futuro

Científicos de la Universidad de Southampton, un equipo liderado por el profesor Gavin Foster han realizado un estudio concluyendo que en los próximos 100 y 200 años alcanzaremos niveles de CO2 inéditos desde el Triásico, el primer período del mesozoico, hace más de 200 millones de años.

Los niveles de CO2 seguirán disparándose a gran velocidad
En sus previsiones, el siglo XXIII será más caliente de lo pronosticado por estudios anteriores, pudiendo alcanzar niveles registrados hace 420 millones de años. Como suele ser habitual en estos casos, se trata de una previsión considerando que las cosas siguen como hasta ahora, es decir, asumiendo la inoperancia actual, pese a los esfuerzos globales coordinados desde el Acuerdo Climático de París, todavía sin resultados suficientemente esperanzadores.
Seguir leyendo


La última reevaluación mundial de los osos polares realizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha incluido a esta especie en la categoría de “vulnerables” en su Lista Roja de especies amenazadas.

La nueva reevaluación tuvo en cambio los cambios en la capa de hielos marinos, ya que el deshielo es la principal amenaza para su conservación y los resultados no han sido optimistas. Muy al contrario, se concluye que es muy probable que la población global de osos polares disminuya en más de un tercio en los próximos 35 a 40 años.

Estas conclusiones han llevado a la actual clasificación del oso polar como especie “vulnerable” en la Lista Roja. A su misma vez, según una investigación del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, existe un 71 por ciento de probabilidades de que se produzca una reducción de más del 30 por ciento con el paso de tres generaciones.

De acuerdo con el estudio, en cifras, ello significa que la población actual de unos 25.000 ejemplares se vería reducida a los 9.000 entre 35 y 41 años.

Osos polares en peligro de extinción
Los efectos serían dispares, puesto que los osos polares viven en una serie de subpoblaciones que no se distribuyen uniformemente a través del Ártico y, por otro lado, se tienen datos muy limitados sobre algunas de ellas, sobre todo las ubicadas en el Ártico ruso, básicamente por problemas de captura en vivo y etiquetado para hacer seguimientos.

Su estimación aproximada, como hemos apuntado, es de alrededor de 25.000, si bien algunas poblaciones son poco conocidas y se realizan estimaciones aproximadas que son más bien adivinaciones realizadas por el Polar Bear Specialist Group, perteneciente a IUCN.
Seguir leyendo

El mundo celebró la ‘Hora de la Tierra’
La “Hora del Planeta”, también conocida como “Hora de la Tierra”, se celebró este sábado por la noche un año más. Con éste, se han cumplido ya los primeros once años de su celebración, y en cada edición son más los participantes.

En esta décima edición, en efecto, se sigue demostrando que aquella primera “celebración espontánea” nacida modestamente de la mano del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Australia, hoy se ha convertido en un fenómeno global.

Han participado más de 178 países y, en sus distintas ediciones, casi 2.000 millones de personas de los cuatro rincones del planeta, dejando instantáneas inolvidables, si bien las imágenes más impactantes las han protagonizado monumentos emblemáticos de todo el mundo.

El mundo celebró la ‘Hora de la Tierra’
La Torre Eiffel, el Empire State Building, las pirámides de Egipto, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el Times Square en Manhattan (Nueva York) se apagaron a las 20:30, salvando diferencias horarias. Son fotos y vídeos que han dado la vuelta al mundo, ocupando redes sociales, titulares y portadas por doquier.

Seguir leyendo

Cambio climático: el planeta entra en “territorio desconocido”
La ciencia no se cansa de seguir alertándonos sobre la que se nos avecina con el cambio climático tan crecido como lo tenemos. El último análisis sobre el estado de la cuestión viene de la mano de la Organización Meterorológica Mundial (OMM), y su conclusión es más de lo mismo, pero no por ello menos inquietante.

Se resume en una palabra: “alarma”. Por un lado, los científicos alertan de que estamos en una situación alarmante. Todas las luces rojas deberían encenderse porque, sencillamente, el cambio climático no se frena (las emisiones no se están recortando lo suficiente) y sus consecuencias están dejándose sentir según lo previsto.

Dentro de esas previsiones, por otro lado, siempre se deja un amplio margen para lo imprevisto, fundamentalmente porque no se cuentan con modelos predictivos tan efectivos o, si se quiere, confiables como para eso. Una circunstancia lógica si se tiene en cuenta que el cambio climático se caracteriza, precisamente, por una serie de factores que lo hacen imprevisible en gran medida.

Situación inédita en la historia de la humanidad

En su informe, la OMM explica que el cambio climático está llevando a la Tierra hasta situaciones inéditas en la historia de la humanidad. No en vano, hay que remontarse cuatro millones de años para encontrar transformaciones como las que están empezando a despertarse a consecuencia del calentamiento global.

Cambio climático: el planeta entra en “territorio desconocido”
En concreto, los científicos aluden a un cóctel lleno de incertidumbres que parecen salir de la caja de Pandora, un legendario recipiente de la mitología griega que contenía todos los males del mundo.

Entre otros, el mercurio al límite, pulverizando récords de temperaturas, con mínimos históricos del hielo marino y los niveles más altos de CO2, además de un rosario de eventos extremos que no cesan de producirse como si de una ruleta rusa se tratase. En resumen, es demasiado, y también está ocurriendo demasiado deprisa. Sencillamente, no estamos preparados para ello, advierten.
Seguir leyendo

Grandes inventos ecológicos

Muchos creadores o inventores han querido poner su talento y sus buenas ideas al servicio de la protección del medio ambiente. Aunque afortunadamente hay muchos más, hemos seleccionado esta lista de ingeniosos eventos ecológicos que posiblemente no conocías. Ideas geniales que suponen un pequeño paso en el gran camino que el ser humano aún debe de hacer para adoptar hábitos más verdes y sostenibles.

Cubiertos comestibles

Esta opción resulta, sin duda,, mucho mejor que usar un cubierto de plástico cada vez que necesitamos comer fuera o tomar aperitivos o comidas rápidas. Un ejemplo de ello son las cucharas para el helado en tarrina. ¿Te has parado a pensar la cantidad de cucharas de plástico que una heladería de ciudad utiliza en solo una hora sirviendo helados? Es un producto de vida muy corta, que está condenado a acabar en la basura tras haber consumido un helado pequeño. Un hábito por desgracia muy frecuente que tiene serias consecuencias para el planeta.
Seguir leyendo

Cómo calcular nuestra huella de carbono

Seguramente has oído hablar de la huella de carbono. Llamamos así al número de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero que una persona, empresa, evento, servicio o producto envía a la atmósfera, tanto de manera directa o indirecta. Aunque se la llame “carbono” de forma genérica, esta huella también mide otras emisiones como el metano, óxido de nitrógeno… etc.

Cada persona, según sus comportamientos o hábitos más o menos ecológicos, envía a la atmósfera una cantidad de gases diferente. Quizá te has preguntado alguna vez cuál es la tuya y, tras leer este post, sabrás cómo medirla. Conocer la huella de carbono individual (o de tu empresa) es muy útil porque nos permitirá concienciarnos de lo que nuestros hábitos suponen para el Planeta y, sobre todo, nos animará a intentar reducirla (y compensarla). Además, así sabrás cómo de ecológicos son tus comportamientos porque adquirirás unos índices de comparación (en tu país, en tu continente, etc).

Seguir leyendo