Reciclaje


Reciclar no es de pobres, como aún puedan creer algunos. El reciclaje, actualmente, es una necesidad. Hacerlo significa apostar por la sostenibilidad, es decir, por un mundo con futuro. Pero no solo eso, porque el reciclaje también puede convertirse en la tabla de salvación para salir de la pobreza o, al menos, para sobrellevarla mejor.

A bote pronto, se me ocurren dos maneras de hacerlo: a través de políticas públicas o mediante iniciativas privadas. Lamentablemente, la pobreza y las políticas de reciclaje tienen pocos ejemplos prácticos.

El objetivo, sin embargo, tiene una razón de ser que concuerda con las tendencias en política europea y también global. De nuevo, la palabra sostenibilidad es la clave, así como las políticas inclusivas, que ayuden a la población marginada a dejar de serlo.

En suma, sería una manera de hacer converger la sostenibilidad económica y ambiental haciendo justicia social. Un campo en el que aún estamos en mantillas, pero que los signos de los tiempos llevan a ello, de igual manera que va abriéndose camino la fórmula del Comercio Justo.

Pero estas políticas son la excepción. Reciclar y combatir la pobreza es un binomio con un gran potencial al que todavía no se le ha empezado a sacar provecho. A nivel privado, sin embargo, los proyectos sí proliferan, como vamos a ver a continuación. En cuenta gotas, es cierto, pero cada iniciativa es digna de celebración y, por qué no, también un ejemplo que podría cundir.

Reciclar jabones usados

En Haití encontramos una iniciativa puesta en marcha por la sociedad anónima Anacaona, empresa de reciclaje de jabones que ha ideado el modo de reducir desechos y dar trabajo a muchas mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

5 proyectos de reciclaje contra la pobreza
La idea es muy sencilla: se reciclan los jabones que, prácticamente sin uso, se dejan los huéspedes de los hoteles de lujo del país. En concreto, ya son 25 los hoteles que colaboran con dicha actividad. Para ello, se recogen los trozos usados para su reciclaje, y a cambio reciben los que han sido reciclados.

El proceso cumple las condiciones higiénico sanitarias necesarias, con lo que los jabones se desinfectan, para rallarlos y fundirlos después. Finalmente, se vuelven a obtener jabones listos para su uso.

Viviendas sociales con ladrillos reciclados

Conceptos Plásticos, una empresa colombiana de corte solidario, ha creado unos ladrillos de plástico reciclado cuya forma facilita su ensamblaje para construir viviendas de forma rápida y económica. Otro ejemplo de solidaridad con los más necesitados, al tiempo que se cuida el medio ambiente.

5 proyectos de reciclaje contra la pobreza
El coste de una vivienda de unos 40 metros cuadrados rondaría los 4.500 euros. Una casa media necesita unos 1.300 ladrillos, cuya fabricación significa dar salida a desechos plásticos, que se muelen, aglutinan, funden y, finalmente, extrusionan.
Seguir leyendo

Cómo empezar a ser localista

Seguramente no son pocas las veces que hemos leído y escuchado que una de las claves para llevar un comportamiento ecológico es ser un ‘localista’ o, lo que es lo mismo, consumir de la forma más local posible. Pero, ¿en qué consiste exactamente ser un localista y cómo me aseguro de que estoy adoptando un comportamiento responsable en mis acciones cotidianas? En este post, te damos una serie de consejos que te servirán como guía.

Cómo empezar a ser localista

Empezaremos por definir el término ‘localista’ para que sepamos con claridad a qué se refieren las personas que hablan de ello. Este comportamiento o estilo de vida es propio de las personas que consideran que en la fuerza está en la unión, en la comunidad, y que tienen una filosofía más dirigida a los beneficios del trabajo en equipo que al de la creación de un entorno competitivo. Aplicándolo a la ecología, un localista siempre busca preservar lo local, incluso lo tradicional, huyendo de la globalización a gran escala, de las grandes marcas y de las multinacionales porque sabe que apostando por lo local está ahorrando grandes cantidades de emisiones de dióxido de carbono al planeta. Seguir leyendo

Instrumentos musicales a partir de materiales reciclados

La música alegra los corazones, amansa a las fieras y gusta a -casi- todo el mundo. Escucharla, bailarla o bien tocar algún instrumento son prácticas muy beneficiosas tanto para nosotros como para inculcar a los más pequeños. Hoy te traemos una idea divertida, barata, sencilla y ecológica que te encantará: la fabricación de instrumentos musicales a partir de materiales reciclados para niños.

Sí, como lo oyes. Es posible que esa caja de zapatos vieja o los botes que ya no te sirvan pasen a ser ese instrumento que alegrará las tardes a los más pequeños y -¿quién sabe?- les hará convertirte en un gran músico o música. Lo que sí que es seguro es que la fabricación de estos instrumentos te garantizará grandes ratos de entretenimiento con tus hijos o con tus pequeños seres queridos.

Lo único que tendrás que hacer es leer este post, no tirar aquellos materiales que vayas usando y poner en marcha la fabricación de cada uno de estos instrumentos, no olvides dejar que los niños los personalicen para que no haya uno igual que el suyo en el mundo. El concierto está a punto de comenzar.

Las panderetas: Ese instrumento navideño

Comenzaremos por algo sencillo: las panderetas y las zambombas. Sabemos que la época de la Navidad ya pasó, pero puedes ir practicando la fabricación de estos instrumentos, sin los cuales estas fiestas no serían lo mismo. Las panderetas y las zambombas nos inspiran felicidad, alboroto, jaleo, alegría, reunión, amistad… no puedes perderte el placer de tocarlas por la calle, por bares o por casas de conocidos esta navidad.
Seguir leyendo

Ladrillos de desechos reciclados para la construcción de casas ecológicas
Además de poder construir muros utilizando botellas de plástico llenas de arena, hay una solución un tanto más sofisticada, pero aún más ecológica, si cabe, puesto que no se precisa de cemento, además de permitir el uso de otros muchos tipos de plásticos.

Desde bolsas hasta botellas de todo tipo, garrafas de agua… Cualquier tipo de envase plástico puede convertirse en materia prima idónea para la fabricación de unos peculiares ladrillos gracias a un invento del neozelandés Peter Lewis, creador de una máquina que transforma residuos de envases en ladrillos listos para su uso en la construcción.

Construir muros con desechos

Aunque lo parezca, no se trata de una construcción tipo LEGO a tamaño real, sino de una auténtica alternativa a los ladrillos convencionales para la construcción de casas ecológicas. Básicamente se trata de construir muros con desechos, una idea que puede parecer un tanto loca, pero que deja de serlo cuando se conoce el proyecto de Lewis.

Ladrillos de desechos reciclados para la construcción de casas ecológicas
Desde hace alrededor de diez años, este neozelandés no deja de luchar para llevar a cabo su proyecto, consistente en la fabricación de la máquina y, cómo no, también viendo cuál es el mejor modo de recolección de desechos para hacer ladrillos ecológicos tras su reciclaje en dicha máquina.

¿En qué consiste el invento?

La máquina ha sido bautizada como “Byfusion” y se basta y se sobra ella solita para transformar los residuos en ladrillo mediante su troceo y compactación, adoptando la forma de ladrillo.

Una máquina que puede reciclar todo tipo de plástico siguiendo una serie de pasos, para finalmente comprimir la pasta de plástico y así producir un ladrillo de 10 kilogramos.

Ladrillos de desechos reciclados para la construcción de casas ecológicas
La máquina consigue crear un ladrillo cada 40 segundos, es decir, 150 bloques por hora que, como puede verse en el vídeo, se van encajando a través de unas guías metálicas en las que pueden engarzarse fácilmente para ir levantando muros.

Ventajas y desventajas

La ventaja de estos ladrillos de plástico es que proporcionan un buen aislamiento de calor y sonido, además de resultar especialmente económicos, amén de los beneficios ambientales apuntados.
Seguir leyendo

Descubre hoy si tu comportamiento es eco-responsable

Si todas las personas del mundo estuvieran concienciadas de lo importante que es tener un comportamiento eco-responsable, las cosas mejorarían mucho para nuestro planeta. Aunque cada vez hay más información disponible, quizá aún te preguntas si tus acciones diarias son suficientemente ecológicas o si todavía te queda mucho que mejorar en esta materia. Con este post, te despejaremos las dudas. El objetivo no es medir tu compromiso con el medio ambiente, sino invitarte a la reflexión y a comprender en qué áreas se puede mejorar gracias a una serie de consejos fáciles de adoptar.

Descubre hoy si tu comportamiento es eco-responsable

Seguir leyendo

¿Cuánto se recicla en el mundo? Balance 2017

Mucho se ha hablado de la importancia del reciclaje en la ecología. Y es que reciclar nuestras propias basuras es vital para tener un comportamiento ecológico. El ser humano desecha muchísimos residuos al cabo del año, lo que causa una gran contaminación en nuestro planeta, que sufre con ella cada vez más. El reciclaje adecuado y diario ayuda a no ensuciar el planeta a los altísimos niveles que lo hacemos actualmente.

La llegada de 2017 nos brinda un buen momento para hacer balance de cómo se contamina y cómo se recicla en el mundo en estos momentos. A nivel global, los residuos mundiales se estiman en 1 billón de toneladas anualmente. Ante esta cifra, no queda más que poner remedio. Estados Unidos continúa siendo el país que más desechos genera, con 236 millones de toneladas cada año, seguido de Rusia, con 200 millones de toneladas. En España, el 52º país más grande del mundo, se generan casi 120 millones de toneladas anuales de residuos, según publicaba hace dos meses la agencia EFE. Seguir leyendo

Energía verde a partir de desechos nucleares
Utilizar los residuos nucleares para fines ecológicos, a priori, al menos, siempre es todo un acierto. Aunque resulta obvio que en este campo el gesto realmente ecológico es el apagón nuclear, no por ello hay que descartar nuevas tecnologías que consiguen dar salida a este tipo de desechos.

El desarrollo de una novedosa tecnología que utiliza los residuos nucleares para generar electricidad mediante una batería es noticia esta semana. Lo han hecho posible e físicos y químicos de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

Básicamente, se ha creado un diamante artificial que, cuando se coloca en un campo radioactivo, encapsula este tipo de materiales y genera una pequeña corriente eléctrica. Es decir, el diamante artificial puede producir una carga cuando está cerca de una fuente radiactiva.

O, lo que es lo mismo: cuando está próxima a este tipo de desechos genera electricidad limpia. “Al encapsular materiales radiactivos dentro de diamantes, transformamos el problema a largo plazo de los desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro a largo plazo de energía limpia”, apunta Tom Scott, miembro del Instituto Cabot y profesor de Materiales en la Universidad de Bristol.

Energía verde a partir de desechos nucleares
Al margen de más detalles, lo cierto es que las tecnologías de generación de electricidad ahora suman una más a la lista, y además lleva la etiqueta verde, pues permite reciclar un material tremendamente tóxico, no se generan emisiones y tampoco necesita mantenimiento.

Tan solo se produce la generación de electricidad de forma directa a partir de un diamante producido en un laboratorio que establece un “diálogo eléctrico” con residuos radioactivos, dicho en clave de humor. Ya en serio, se ha creado un prototipo de “batería de diamante” que utiliza como fuente de radiación el níquel-63, con resultados en eficiencia no todo lo positivos que sería deseable.
Seguir leyendo

Holanda tendrá carreteras de plástico reciclado
¿Carreteras de plástico? No, no son de juguete, sino un proyecto ambiental que podría marcar un antes y un después en la construcción de carreteras. Y sí, así es, serán carreteras hechas de plástico, y la ciudad de Rotterdam, en los Países Bajos, apuesta por ellas.

No solo los coches pueden mejorar su huella de carbono con su transformación en vehículos híbridos o eléctricos, sino también las carreteras. La reducción de las emisiones de dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más importante, es el reto en ambos casos, al tiempo que se busca mejorar la calidad del aire.

Porque no solo deterioran su calidad los gases que vomita el tubo de escape, sino también la construcción de carreteras. De hecho, puede deteriorarse la calidad del aire en el área donde se llevan a acabo las obras, así como aumentar el aporte a los gases de efecto invernadero.

La idea que viene a solventar estos problemas como por ensalmo se llama Plastic Road y la solución propuesta no es otra que pavimentar con plástico ecológico, aunque sea entre comillas, pues lo suyo sería tender a su eliminación, no a su reciclaje.

Pero eso es ir demasiado lejos, al menos, para el objeto de este post. Siguiendo con la idea, en Rotterdam tienen claro que el futuro podría dar un giro revolucionario al concepto tradicional de carretera para convertir el plástico reciclado en su materia prima.

Holanda tendrá carreteras de plástico reciclado
Por lo pronto, van a empezar a colocar a modo de prueba unos caminos modulares que se pueden poner y quitar como si del famoso circuito de Scalextric se tratase. Es decir, además de evitar el uso de materiales contaminantes que además suponen la explotación de recursos naturales, a la hora de reparar tramos de carretera bastaría con sustituir ese trozo, sin más complicaciones.
Seguir leyendo