Chernóbil, 30 años: la catástrofe continúa