China aplanará 700 montañas para crear una megalópolis
En muchas ocasiones, lamentablemente, la modernidad adopta la forma de una explotación ambiental masiva, y éste es un ejemplo de los de órdago. Hablamos de la empresa que está llevando a cabo la compañía China Pacific Construction Group, en la que gastará más de 2.700 millones de euros en aplanar una cadena montañosa para construir una ciudad gigantesca.

Dinamitar una sierra entera con la friolera de 700 montañas, que se levantan a unos 75 kilómetros de la ciudad de Lanzhou -situada en la provincia de Gasu, a orillas del río Amarillo- es el plan que busca nivelar el suelo y así poder establecer una auténtica megalópolis.

El proyecto fue aprobado en agosto pasado por el gobierno y se inició a finales de octubre, si bien ya ha captado una inversión de casi 9.000 millones de euros. Un exitazo ecoómico que convierte el área en la quinta zona de mayor desarrollo del país.

Además de la millonaria inversión, se espera que en 2030 la urbe aporte más de 33.000 millones de euros a la economía, por lo que el negocio parece redondo. No lo es tanto, ni mucho menos, para el entorno.

Muy al contrario, la terrible polución y la sequía crónica que sufre la provincia no ayudan a ver con buenos ojos este macro proyecto que, además, de por sí ya es un grave atentado ambiental. Así, tanto expertos en urbanismo como ambientalistas se muestran en contra del proyecto y lo expresan de un modo claro y contundente.

“Lo más importante al crear una ciudad elegir lugares donde haya agua”, se queja Liu Fuyuan, antiguo funcionario de la Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo. Un argumento que no convence a los promotores, cuyo portavoz lo pintó todo de color de rosa con tan sólo una frase: “El entorno de Lanzhou ya es muy pobre, con montañas desérticas, pero nuestro estilo protector de desarrollo desviará agua a la nueva zona, conseguirá la reforestación y mejorará las cosas en el futuro”.