China fomenta los criaderos comerciales de animales en peligro de extinción
¿Una normativa protectora de especies amenazadas puede propiciar masacres de animales en peligro de extinción? Así, al menos, podría ocurrir cuando se adopte una nueva ley en China, blanco de fuertes críticas por parte de los defensores de los derechos de los animales.

Sobre el papel, la ley, que entrará en vigor el 1 de enero de 2017, pretende la protección de las especies amenazadas que viven en libertad, pero en la práctica podría ocasionar todo lo contrario.

De forma claramente intencionada, las previsibles consecuencias han desencadenado una importante polémica. Tanto porque va a impulsar, aún más, la caza furtiva, como por fomentar la cría de tigres y otros animales en peligro de extinción, con fines comerciales.

Un texto confuso

Recientemente aprobada por el parlamento chino, dicha ley prohíbe la producción y venta de alimentos derivados de especies en peligro de extinción, pero autoriza ciertos derivados, según publica la Asamblea Nacional Popular (ANP) en su web.

Como aspecto positivo, según la agencia oficial de noticias Xinhua, “se refuerza la legislación sobre el uso de animales salvajes y sus productos”. En la cruz de la moneda, sin embargo, tal y como resaltan las ONG, la ley autoriza “criaderos y espectáculos” de especies en peligro de extinción, así como “la venta, compra y uso” de productos derivados, si se cuenta con la necesaria autorización.

Por otra parte, el texto no especifica las diferencias entre un “alimento” y un “producto” y ni cómo obtener dichas autorizaciones. Los grupos conservacionistas sostienen que, puesto que la ley considera tigres y osos criados en cautividad como recursos comerciales, ello no solo no evitaría muertes constantes, sino que además se espera su masacre.

Tapadera para la caza ilegal

Es más, potenciaría tanto la caza ilegal, actuando la ley de cobertura legal para la caza furtiva, afirman. A través de ésta se alimentarían los criaderos, donde la ley ampararía su transformación en productos y derivados.

China fomenta los criaderos comerciales de animales en peligro de extinción
“El uso de animales salvajes y productos derivados dependerá principalmente de los animales en cautiverio y no debe perjudicar a las poblaciones silvestres y sus hábitats “, dice Yue Zhongming, un funcionario que ha hecho declaraciones en la prensa.

Crueldad y riesgo de extinción

Así las cosas, la protección de los que viven en entornos silvestres podría convertirse en papel mojado, además de suponer un maltrato animal a tigres criados en cautividad (cuyo número no deja de aumentar, con más de 6.000 en la actualidad) y osos, criados para extraer su bilis con métodos crueles, con el fin de utilizarla en la medicina tradicional.

Según WWF, el comercio ilegal de animales y plantas hoy constituye “uno de los mayores negocios clandestinos, a la altura del tráfico de drogas o de armas”. Si el mercado negro mueve ingentes cantidades de dinero, el sector ganadero de estos animales también representa un negocio billonario.