Científicos colocan receptores a 1.000 hormigas para estudiar cómo se comunican y viajan