Cintas de embalaje, mortales para los mamíferos marinos