El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuarioEl circo Ringling cierra sus puertas. El célebre circo americano Ringling Brothers-Barnum and Bailey dice adiós para siempre, para alivio de sus animales y quienes defendieron sus derechos a una vida digna, lejos del drama que sufrieron durante casi 150 años debajo de aquellas coloridas carpas.

El cierre definitivo del que se presentaba como “el mayor espectáculo del mundo” ha sido tremendamente aplaudido por los defensores de los animales, todo un éxito tras . Un circo legendario que basaba su éxito en malabarismos imposibles, payasos y, sobre todo, los números con animales de muy distinto tipo.

Un triunfo animalista

El cierre no ha sido una sorpresa. El movimiento animalista estadounidense, con PETA a la cabeza, ha ido cosechando pequeños éxitos hasta finalmente lograr su propósito. Un objetivo muy claro y sencillo: cerrar el circo, un legendario espectáculo que, según denunciaron sin cesar durante años, solo puede catalogarse de crueldad.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
Lejos de ver a unos animales que realizaban sus números para entretener a un público deseoso de verlos bailar al son que marcaba su domador, el sufrimiento de los animales impedía disfrutar de tal cosa. Para demostrarlo, el camino no era otro que captar y difundir imágenes de los duros entrenamientos a los que se les sometía.

Evidenciando los maltratos

No solo se evidenció el maltrato en los ejercicios de domesticación y entrenamientos sino también durante el resto del día. Además de su cautiverio en jaulas de pequeño tamaño, viajes insalubres durante más de 100 horas, se les impide estar en un hábitat natural. Su existencia era realmente triste o, para ser más exactos, una auténtica tortura.

Si bien la información difundida denunciaba sobre todo la situación de los elefantes, tan solo aplicando el sentido común, los maltratos eran extensibles al resto, entre otros grandes felinos, perros o dromedarios.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
En realidad, no hay que ser superdotado para saber que los animales deben someterse a entrenamientos terribles para que se conviertan en unos artistas en la pista. No porque no sean capaces de hacerlo, sino porque no es natural para ellos.

¿O acaso has visto alguna vez a los elefantes sostenerse sobre sus patas traseras? ¿Y los tigres, qué harían si encontrasen unos aros en llamas, los atravesarían gustosos? Lo mismo cabe decir de otras actuaciones de estos y otros animales.

Para lograrlo, sencillamente rompen su alma libre. Se les domestica de una forma violenta, según demostraban las imágenes difundidas. Y sabiéndolo, lógicamente, el espectáculo pierde toda su gracia, por mucho que sea fácil imaginarlo.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
Desde el año 2000 distintas asociaciones de derechos de los animales presentaron una demanda contra el circo, junto con ex empleado de Ringling Bros. Una acusación que se basaba en la violación de la Ley de Especies en Peligro, pues eran elefantes asiáticos, y que dio lugar a un larguísimo juicio que, sobre todo, sirvió para concienciar a la sociedad.

Una concienciación que, en términos prácticos, se tradujo en menos ventas de entradas. Lógicamente, era mejor prescindir de un espectáculo que suponía a los elefantes años de golpes y entrenamientos con ganchos afilados.

En la red se difundieron imágenes en las que pudimos ver detalles muy elocuentes, que daban cuenta de las barbaridades que se cometían contra los animales. Fueron grabaciones e instantáneas que abrieron los ojos a más de uno y de dos pero que, sobre todo, marcaron el principio del fin de la popularidad de este famoso circo.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
Desde entonces, el avance de los grupos animalistas ha sido continuo, hasta que finalmente se consiguió lo esperado. Primero fue el anuncio de la eliminación gradual de las actuaciones de elefantes, concretamente en marzo de 2015, si bien el verdadero triunfo no se ha logrado hasta ahora, con el cierre de sus puertas.

El nuevo destino de los animales

Desde que el circo anunciara en 2015 que iba a prescindir de los elefantes, éstos han estado llevándose al Center for Elephan Conservation, un santuario que se ha convertido en su nuevo hogar. Esta vez sí, en un hogar, dulce hogar, pues se encuentran en un lugar protegido y al mismo tiempo en un entorno similar al natural.

Los animales comen dietas basadas en comida local, con frutas, hortalizas y heno y disfrutan de baños y paseos, además de participar en programas de cría. A diferencia de los santuarios de elefantes tradicionales, no es un espacio realmente natural, lamentan los animalistas, argumentando que no pueden llevar un estilo de vida natural para el elefante.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
Por su parte, los responsables del circo Ringling afirman que están contribuyendo a la perpetuación de la especie. De nuevo, y esto es cosecha propia, olvidan que cada elefante tiene un valor en sí mismo, más allá de conceptos de especie en realidad secundarios.

Casi 150 años de maltratos

Tras 146 años abierto, el famoso circo dice adiós para siempre, pero su mella en los animales que tuvieron que soportar sus inhumanas prácticas sigue doliéndoles. En el caso de los elefantes, por ejemplo, aun habiendo ganado en calidad de vida, algo obvio, deben soportar todavía entrenamientos para poder ser manejados.

En otras palabras, se ha buscado una solución a medias, que adolece de la sensibilidad necesaria para proteger realmente a estos animales. De hecho, se está considerando la posibilidad de abrir el parque al público, pero no se acaba de encontrar la manera de que los animales interactúen con éste sin molestarles. Un aspecto que tiene fácil solución, sencillamente abandonando la idea, sugiero.

Por otra parte, se extrae muestras de sangre a los elefantes de forma periódica para avanzar en la investigación del cáncer humano. El hecho de que los elefantes rara vez desarrollen esta enfermedad podría tener las claves para dar con soluciones.