Cita internacional en Nairobi para atajar los problemas ambientales del mundo
El cuidado ambiental es cosa de todos, desde el ciudadano particular hasta los gobernantes, pero sobre todo de éstos. Al menos, su responsabilidad pesa más por las posibilidades que tienen de hacer o de no hacer. Por lo tanto, esperemos que suceda lo primero a la hora de llegar a un acuerdo fructífero en Nairobi (Kenia), donde esta semana representantes de más de 150 países buscan una vía de solución a los problemas ambientales del mundo.

Organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), este encuentro aspira a que el mayor número de países no sólo participe, sino también ayude a aportar soluciones conjuntas a problemas medioambientales que van desde la contaminación hasta el calentamiento global.

En esta ocasión se ha realizado la reunión de forma abierta, es decir, se intenta potenciar la participación para que los resultados sean apoyados por el mayor número de países y ello haga que la aplicación de posibles medidas sea más efectiva.

Un acuerdo global, el mayor desafío

Otra de las novedades de este año ha sido un mayor presupuesto para el programa de actuación resultante, gracias a lo acordado en la última Cumbre del clima, celebrada en Río de Janeiro el pasado año. Así, de los 58 países que participaron en anteriores ediciones, en ésta la participación se abre a más de 150 países, que contarán con más recursos para trazar estrategias verdes de actuación.

La reunión también significa un refuerzo del PNUMA, que desde la Cumbre brasileña salió fortalecido, si bien no tanto como hubieran deseado algunos países, como Francia. Ello no impedirá que los frutos se vayan viendo a medio y largo plazo.

Cita internacional en Nairobi para atajar los problemas ambientales del mundo
Entre los principales objetivos del PNUMA se encuentra el ambicioso objetivo de dirigir el proceso de negociación para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2015. Alcanzar un tratado o acuerdo general para finales de esa fecha, que entrase en vigor cinco años más tarde sería su gran éxito.