En las ciudades, los solteros llevan una vida más ecológica