El coche eléctrico y las renovables, una seria amenaza para las petroleras