Cocineros españoles unidos por una alimentación sostenible
Una agricultura sostenible depende de un consumo responsable y, si es posible, local. Productores de alimentos y consumidores deben estar conectados para que la compra de alimentos también sea sostenible. Ahora, un grupo de cocineros españoles quiere aportar su granito de arena en este sentido y, con la colaboración de la plataforma Hermeneus, que vende alimentos a través de internet, ha creado una comunidad llamada Cocineros en Red con el objetivo de fomentar un consumo sostenible

La idea es comprar directamente a pequeños productores locales. De este modo, se fomenta la producción sostenible de alimentos y se ayuda a los agricultores y ganaderos responsables.

Cada vez más ciudadanos se dan cuenta de la importancia de un estilo de vida más saludable y de su responsabilidad a la hora de lograr un mundo más sostenible. Para ello, el consumo de alimentos respetuosos con el medio ambiente desempeña un papel esencial.

Josean Merino, uno de los cocineros que participa en la iniciativa, del restaurante MarmitaCo de Vitoria, señala que Cocineros en Red nace para generar en el sector un movimiento que consolide los hábitos sostenibles en sus negocios, así como un consumo más justo y responsable. Porque también los cocineros tienen dificultades cuando desean adquirir productos locales de calidad, a un precio justo y elaborados con criterios sostenibles o ecológicos. La elección de los proveedores, tanto por parte de los negocios de restauración como por parte de los particulares, es la mejor forma de apoyar una alimentación sostenible.

Menús sanos

Cocineros españoles unidos por una alimentación sostenible
La comunidad tiene menos de un mes de vida y ya cuenta con 160 miembros, entre profesionales de la hostelería y la restauración y productores de alimentos. A partir de esta relación, se elaborarán menús que muestren las posibilidad de los ingredientes e impulsen una alimentación sana.

Para participar, no es obligatorio ser un productor ecológico, aunque los alimentos orgánicos son muy valorados por los cocineros. Si no los usan más es porque son más caros que los industriales y por la dificultad de acceder a algunos productos.