Comer insectos es saludable y sostenible, pero puede resultar peligroso