El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos