Compartir

Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura

Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura

El reciclaje es una de las formas más cercanas y diarias que tenemos para contribuir a reducir el impacto de la actividad humana en el planeta y, precisamente por esta razón, también es muy importante que sea una acción que los niños aprendan desde pequeños. Para ello, además de saber qué es y qué importancia tiene el reciclaje, también es fundamental que los niños aprendan cómo debe hacerse y por qué se hace de esta forma y no de otra. Si quieres saber cómo enseñar a los niños a reciclar la basura de forma fácil, efectiva e incluso divertida, sigue leyendo Ecología Verde y te lo contamos.

También te puede interesar: Basura inorgánica: ejemplos para niños

Explicar la importancia que tiene el reciclaje

Si queremos enseñar a un niño cómo reciclar la basura, lo primero que tenemos que hacer es que entiendan por qué es importante que reciclen. Para ello, lo mejor es explicarles que los productos que usan en su vida diaria se fabrican a partir de materias primas que son tomadas de la naturaleza, proceso que tiene un impacto en la misma, lo que conlleva la destrucción de ecosistemas y biodiversidad en muchos casos.

Sin embargo, como la basura puede ser reciclada, esto permite reducir la materia prima que se toma de la naturaleza, lo que evita que muchos ecosistemas y especies de animales y plantas se vean afectadas. De esta forma, el niño entenderá que la acción de su reciclaje tiene un impacto directo en algo concreto como es la naturaleza, lo que supondrá la motivación necesaria para llevarlo a cabo.

En el siguiente artículo podrás ver cuáles son los beneficios del reciclaje.

Hacer un organigrama con dibujos

Una vez que los niños estén familiarizados con el concepto del reciclaje y con su impacto positivo en el medio ambiente, una forma adecuada de enseñarles a reciclar consiste en realizar un organigrama con dibujos que asocie el tipo de basura al tipo de cubo correspondiente. Este trabajo es sencillo, y se puede llevar a cabo como un simple pasatiempo entre padres e hijos. Para ello, bastará con dividir una hoja en diferentes columnas. En la parte superior se le pedirá al niño que dibuje los diferentes tipos de basura, y en la parte inferior un contenedor o cubo de basura que se coloreará del color correspondiente según el tipo de reciclaje al que pertenezca.

Este ejercicio es simple, pero muy ilustrativo, y servirá para que el niño se familiarice con los diferentes cubos de la basura que hay en casa. Además, una vez que el organigrama esté dibujado y coloreado, se puede poner en la cocina en un lugar que el niño pueda ver con facilidad. De esta forma, será una “guía de reciclaje” hecha por los pequeños de la casa para su propio uso, lo que ayudará a que se fomente aún más la motivación por el reciclaje.

Hacer un organigrama con dibujos

Que los niños participen a la hora de echar la basura a los contenedores

Otro aspecto importante que puede ser útil a la hora de que los niños aprendan la importancia del reciclaje pasa por llevar la basura a los contenedores. Tradicionalmente, se suele asociar el “sacar la basura” como una de las tareas domésticas más tediosas y aburridas. Naturalmente, no se puede pretender que esta actividad sea un pasatiempo en sí mismo, pero sí que se lleve a cabo con una motivación especial al pensar en el impacto que tiene en el medio ambiente.

Para ello, es bueno que, al menos de vez en cuando, los niños acompañen a los padres a tirar la basura, especialmente cuando se vaya a llevarla a diferentes contenedores de reciclaje y cuando se vaya a un punto limpio. Estas tareas que, a priori, pueden parecer cotidianas y de poco valor, son completamente novedosas para muchos niños. De hecho, la mejor forma para que el niño entienda realmente qué significa “separar” los residuos más allá de los cubos que suelen colocarse en las cocinas, es que vea como, efectivamente, los residuos se separan cuando nos deshacemos de ellos por última vez en contenedores y puntos limpios.

Además, también hay que tener en cuenta que los niños aprenden tanto con la teoría que los adultos les enseñan como por imitación. De este modo, un ejemplo vale más que mil palabras y, cuando este ejemplo se convierte en una acción tan cotidiana como pueda ser comer, ducharse o hacer la cama, es cuando el niño realmente va a interiorizar el reciclaje como un elemento positivo y natural de su rutina diaria.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Reciclaje y gestión de residuos.

Escribir comentario sobre Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura
1 de 2
Cómo enseñar a los niños a reciclar la basura

Volver arriba