Cómo pica el mosquito de la malaria (vídeo)
El mosquito Anopheles gambiae es el más importante vector de la malaria y otras enfermedades como la elefantiasis. Ahora, un grupo de científicos ha grabado cómo se produce la picadura de este insecto dentro de la piel de un mamífero, cómo el mosquito introduce una trompa para sacar la sangre que le sirve de alimento.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes es que la trompa que el mosquito introduce en la piel es muy flexible y no se compone sólo de un conducto. En una primera fase, el mosquito busca los capilares, por lo que tiene que ir tanteando dentro de la piel, buscando dónde picar. En los ratones de laboratorio, tres horas después de la extracción de sangre, se llegó al punto máximo de inflamación de la piel.

Los científicos que han llevado a cabo el estudio querían saber cómo se produce la reacción inflamatoria después de la picadura del mosquito y, más importante aún, saber cómo se transmiten los patógenos que producen las enfermedades para poder combatir de modo más eficiente enfermedades como la malaria.

La malaria se transmite cuando una hembra de mosquito adulta pica a un mamífero, incluyendo los seres humanos, con el objetivo de obtener recursos para el desarrollo de los huevos. La saliva del mosquito es la responsable del dolor y la picazón. Y también desempeña un papel fundamental en la transmisión de la enfermedad. La malaria afecta al 40% de la población que vive en regiones tropicales y subtropicales.

Una picadura en dos fases

Cómo pica el mosquito de la malaria (vídeo)
El proceso de extracción de sangre se divide en dos fases. La primera es de sondeo, en la que el artrópodo busca un vaso sanguíneo. Es durante esta fase cuando el mosquito libera saliva por debajo de la piel. Una vez encontrado el vaso sanguíneo, comienza la segunda fase.

En la fase de sondeo, la punta de la trompa se dobla, pues es muy flexible. En la segunda fase, se observan dos conductos para realizar la extracción de sangre. En ocasiones, no encuentran ninguna vena y se mueven a otra zona del cuerpo. Esta investigación puede ayudar a crear una vacuna eficiente contra la malaria.