Cómo se alimentan las plantas carnívoras: resumen

Cómo se alimentan las plantas carnívoras: resumen

Cuando pensamos en un animal carnívoro, lo primero que se nos pasa por la cabeza con grandes colmillos o poderosas garras. Depredadores como tigres, leones o tiburones copan nuestra imaginación. No obstante, ¿qué pasa con las plantas carnívoras? Para empezar, llamarlas carnívoras es una pequeña licencia poético, pues en realidad solo comen insectos.

De todos modo, ¿cómo se alimentan las plantas carnívoras?, ¿Qué sistema utilizan para digerir a sus presas? A modo de resumen, en el siguiente artículo de EcologíaVerde te respondemos estas y otras preguntas.

Qué tipos de plantas carnívoras existen

El proceso de alimentación de las plantas carnívoras tiene un paso previo, y es la obtención del alimento, en este caso los insectos. Dependiendo de la forma en la que capturen sus presas, podemos distinguir entre tres tipos diferentes de plantas carnívoras:

  • Por plegamiento de hojas: quizás es el más popular para el gran público por su espectacularidad. Mediante este mecanismo la planta cierra sus hojas, atrapando dentro el insecto, cuando este toca su interior. Para ello libera un néctar con el que atrae a los insectos y se cierra cuando este toca mínimo 2 veces, para no confundirlos con una gota.
  • Pelos que se pegan: utilizando el néctar como señuelo, cuando los insectos llegan a la planta se quedan atrapados por el pegamento que estas desprenden.
  • Por hojas en jarra: este tipo de plantas tienen las hojas en forma de jarra, haciendo que por el rocío o cuando llueve, estas se llenen de agua. Por lo tanto, cuando un insecto entra allí atraído por su néctar se queda atrapado y muere ahogado.

Cómo digieren las plantas carnívoras

Ahora bien, una vez atrapado el insecto, ¿cómo son capaces de digerirlos y alimentarse con ellos? El resumen de cómo se alimentan las plantas carnívoras es rápido: enzimas. Las enzimas son un tipo de proteína producida por las células de un organismo -los humanos también las producimos- que actúan como catalizador y regulador de las reacciones químicas que se dan en el propio cuerpo.

Cuando las hormigas, moscas, mosquitos o arañas quedan atrapadas dentro de la planta carnívora, esta empieza a segrega una enzimas que, lentamente, irán descomponiendo y digiriendo al animal. A su vez, otras glándulas de la planta empiezan a funcionar, con ellas la planta absorbe los nutriente que necesita y que aflora a raíz de la actividad de las enzimas.

Finalmente, también hay que hablar de las plantas en forma de jarra. Hemos visto que esta estructura les sirve para atrapar y matar los insectos que caen en ellas, no obstante, los últimos estudios que se han hecho afirman que, además de agua, en su interior también hay una gran cantidad de bacterias y microorganismos que les ayudan en la descomposición de los insectos. Finalmente, las enzimas hacen el final de la digestión y así consiguen absorber ese alimento.

Tenemos que tener en cuenta que el ritmo es muy lento. El ser humano es capaz de digerir una comida en 6 u 8, en cantidades mucho mayores, mientras que una mosca puede tardar más de 2 semanas en ser digerida por una planta carnívora.

Dónde viven las plantas carnívoras

Hay numerosísimas especies de este tipo de planta, de hecho son cerca de 630 las especies de plantas que se alimentan en base a los insectos que cazan. Así pues, les encontramos por muchas zonas distintas, eso sí, no pueden crecer en cualquier lugar y necesitan unas características básicas para poder desarrollarse.

Las plantar carnívoras viven en sitios pantanosos, especialmente en aquellos que tienen poco nitrógico y un pH ácido. La razón por la que crecen en estos suelos pobres es que la imposibilidad de captar alimentación del suelo les hizo desarrollarse en otras artes alimenticias, como la caza, menos propias de los vegetales. Su origen es totalmente silvestre, no obstante, si adaptamos las condiciones en las que viven podemos perfectamente cultivarlas en casa, de hecho, hay mucha gente muy aficionada a ello.

Planta carnívora: cuidados

Si quieres cultivar una planta carnívora en casa deberás saber de qué tipo de especie es, pues mientras que algunas pueden sobrevivir bien en climas fríos hay otras que únicamente toleran la calidez. El suelo en el que crecerá la planta debe tener poco nutriente, para ello se recomienda poner una base de musgo y arena para replicar las condiciones en las que crece silvestre.

La puedes poner perfectamente en una maceta de plástico, siempre que se adecue a sus dimensiones y tenerla en el interior, siempre que tenga la suficiente humedad y luz solar. Por lo general, no necesita ser alimentado, puesto que ella misma es capaz de atraer y cazar los insectos. Ahora bien, si en tu casa no hay los suficientes sí puedes hacerlo. De todos modos debes tener en cuenta que con una presa pueden alimentarse durante semanas, por lo que no debes hacer a diario ni mucho menos.

Para una guía completa e información detallada, en el siguiente artículo te hablamos extensamente sobre los cuidados para plantas carnívoras.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo se alimentan las plantas carnívoras: resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Plantas de exterior.