Cómo serían las fruterías si desaparecen las abejas
La extinción de las abejas no supone sólo una especie menos en el planeta. Las consecuencias directas serían gravísimas. Responsables de la polinización de muchas plantas, la naturaleza tal y como la conocemos hoy, desaparecería. La calidad de vida del ser humano se reduciría enormemente. Ni siquiera nuestra alimentación sería la misma, ya que muchas frutas y verduras podrían desaparecer.

Una cadena de supermercados ecológicos norteamericana llamada Whole Foods se ha planteado la hipótesis de qué ocurriría si las abejas desaparecieran del planeta y el resultado es desalentador. Lo explica visualmente con dos fotografías en las que se puede ver una frutería actual y una en un mundo sin abejas.

Quizá ahora entendamos mejor porque los científicos están tan preocupados por el tema, tratando de solucionar el problema, pidiendo que no se usen químicos que dañan a tan beneficiosos insectos, diseñando abejas robot para suplir algunas de las funciones de las abejas naturales…

Según la empresa Whole Foods, una de cada tres alimentos proviene de plantas polinizadas por las abejas y otros polinizadores. En especial, si las abejas desaparecen, o incluso si se reduce su número de forma considerable, la disponibilidad de muchos alimentos frescos se vería amenazada.

En peligro el actual sistema de alimentación

Cómo serían las fruterías si desaparecen las abejas
Para concienciar sobre este grave problema, la cadena de supermercados ha hecho algo más que publicar una fotografía: retiró de una de sus tiendas los productos que provienen de la polinización de las abejas. así, retiraron de los estantes 237 del total de 453 productos, es decir, un 52% de todos los productos de la sección.

Con las abejas desaparecerían también las manzanas, las cebollas, los aguacates, las zanahorias, los mangos, los limones, las limas, los melones, los calabacines y las calabazas, las berenjenas, los pepinos, los apios, las coliflores, los puerros, el brócoli y las diferentes tipos de coles y lechugas. La desaparición de las abejas, en definitiva, pone en peligro el actual sistema de alimentación.