Concurso: representa gráficamente la huella de agua de un producto
Se habla mucho de la huella de carbono, de cuánto dióxido de carbono se emite a la atmósfera para producir y distribuir un producto. Pero hay otra huella tan importante como la de carbono de la que no se habla tanto: la huella de agua, la cantidad de agua que se necesita para producir algo.

La Unión Europea ha organizado un concurso con el objetivo de concienciar sobre este asunto. Se proponen una serie de productos (una cerveza, una hamburguesa, una zapatilla, un café y una tableta de chocolate) y se trata de representar su huella de agua de una forma gráfica, con una analogía que use recipientes o lugares naturales con agua. Por ejemplo, un estanque, una piscina, cubitos de hielo, un vaso, un lago…

No sólo gastamos el agua cuando abrimos el grifo o compramos una botella. El agua es necesaria para producir casi cualquier producto. De hecho, la agricultura y sus productos son, con mucho, los que tienen una huella de agua media anual mayor. Su consumo representa el 92% de la huella de agua total del mundo. Los productos industriales, en cambio, consumen un 4,4% y el agua sanitaria de las casas sólo el 3,6 % (lo que no implica que dejes de poner cuidado en no malgastarla). Estos datos provienen de una investigación llevada a cabo por los científicos de la Universidad de Twente, de los Países Bajos.

En todo caso, la Unión Europea reconoce que hay pocos datos disponibles sobre la huella de agua de los productos industriales. Para los cálculos actuales se usan bases de datos mundiales sobre los consumos de agua industriales totales y el tratamiento de aguas residuales por país y se tiene en cuenta, también, datos sobre el comercio con productos industriales entre diferentes países. En algunos estudios se ha intentado calcular la huella de agua de productos industriales concretos.

Una camiseta, casi 3.000 litros de agua

Algunos ejemplos: para fabricar un microprocesador de 2 gramos de peso se necesitan consumir 32 litros de agua, mientras que para un autocar de pasajeros con un peso de 1,1 toneladas se usan unos 400.000 litros de agua. Otros ejemplos:

  • Una camiseta = 2.495 litros de agua = tirar de la cadena del váter 250 veces
  • Un hoja de papel = 13 litros de agua = regar una planta 65 veces

En la web de la iniciativa Imagine All the Water encontrarás más ejemplos como éstos y las bases del concurso.