Conservantes en los alimentos, ¿son perjudiciales para el ser humano?
A no ser que compremos productos cien por cien ecológicos, los alimentos contienen compuestos químicos. La mayoría sirven para conservar estos alimentos por más tiempo. También pueden servir para espesar, para dar sabor o aroma y muchos otros usos. Los conservantes inhiben el oxígeno y retrasan el desarrollo de hongos y de moho.

No se puede negar, por tanto, que tienen una utilidad: dotan de una mayor vida útil a los productos. Pero no todos son inocuos: tras haber sido consumidos, estas toxinas pueden afectar al organismo humano. Porque, como los microorganismos que hay en los alimentos, las células necesitan oxígeno para sobrevivir y prosperar.

Estos compuestos que se encuentran en los alimentos tienen diversas funciones, como mantener la seguridad alimentaria, prevenir enfermedades o malestar por comer alimentos en mal estado, añadir “frescura” (?) o conservar.

Estos son los diez ingredientes más usados por la industria alimentaria. Conviene no abusar de ellos:

1. Benzoato de sodio

Se encuentra casi en cualquier frasco o botella, en salsas para ensaladas, en encurtidos, mayonesas, bebidas gaseosas y zumos, y en algún alimento etiquetado como “natural”.

2. El aceite de canola

Se encuentra en más del 30% de los productos de alimentación vendidos en Estados Unidos. Es un aceite creado por el hombre que ahoga las células mitocondriales. El aceite de canola es aceite de colza y puede causar enfermedades como enfisema y dificultad respiratoria. Quizá, también, cáncer.

3. El glutamato monosódico (MSG)

La FDA (la agencia que regula la agricultura y la alimentación en Estados Unidos) permite hasta veinte nombres para referirse a él, como extracto de levadura autolizada, ajinomoto, caseinato de calcio, proteína vegetal hidrolizada (PVH), extracto de levadura, ácido glutámico, senomyx, realzador del sabor y otros. Se puede encontrar con varios nombres: E620, E621, E622, E623, E624, E625,E627, E631 o E635. Tanta libertad en su nomenclatura no augura nada bueno.

4. Nitrato de sodio y nitrito de sodio (nitrosaminas)

Se usa para fabricar fertilizantes y explosivos y como disolvente en la industria de la limpieza en seco. Se añade a salchichas, embutidos y tocino para aumentar la vida útil, el color y el sabor. Sirve para fijar el color de los derivados cárnicos. Su empleo evita la intoxicación bacteriana, en especial, el botulismo. Estudios realizados por las autoridades sanitarias de Estados Unidos a finales de los años setenta del siglo pasado demostraron que el empleo de nitrito de sodio como aditivo alimentario provoca cáncer en animales de laboratorio.

5. Margarina

El cuerpo no puede incorporar los ácidos grasos trans en las membranas y provoca deformaciones celulares estructuras. Manteca vegetal y aceites vegetales parcialmente hidrogenados aceleran el envejecimiento y los cambios degenerativos en los tejidos.

6. Antiespumantes (dimetilpolisiloxano)

Es un producto químico industrial utilizado en impermeabilizantes y selladores. Se utiliza en comida rápida, en palitos de pollo y en huevos. También el TBHQ, un derivado del petróleo, que se utiliza como estabilizador en perfumes, resinas, barnices y productos químicos del petróleo sobre el terreno y vinculados a los tumores de estómago y daños en el ADN.

7. Antiaglomerantes

Son productos químicos que absorben la humedad. Se añaden a la sal de mesa y, en general, a productos en polvo. A veces, están compuestos de fosfato, carbonato, silicato y óxido de compuestos que contienen aluminio. El aluminio está relacionado con la enfermedad de Alzheimer. También se utiliza en la vacuna contra la gripe.

8. Colorantes artificiales

Petroquímicos sintéticos derivados del petróleo, de anticongelantes y amoniaco. causante de los tumores renales en ratones. en el cerebro y los tumores de vejiga en ratas. Causa el cáncer de tiroides en los animales, y está prohibido en productos cosméticos, pero todavía se permite en los alimentos. Debilita el sistema inmune. Causa los tumores de vejiga y los testículos. Causa tumores suprarrenales en los animales.

9. Emulsionantes

Carragenina, polisorbato 80 y el aceite vegetal bromado (BVO). Se puede encontrar en los batidos de chocolate, en algunos quesos, helados, preparados para lactantes y jalea real. El BVO permanece en la grasa corporal por años. El Polisorbato 80 se encuentra en muchas vacunas.

10. Edulcorantes artificiales

Aspartamo, sucralosa, sorbitol, Truvia y, la más conocida, la sacarina. Son edulcorantes químicos que “engañan” al cuerpo y producen adicción, volviéndose en la grasa corporal. Son falsos azúcares que pueden asfixiar las células y causar problemas en el organismo.