Consiguen que una lapa amenazada se reproduzca en cautividad por fecundación artificial
La lapa ferruginea (Patella ferruginea) es una clara víctima de la explotación humana. Con el paso del tiempo, la pobre ha pasado de estar presente en casi toda la costa mediterránea occidental a que encontrarla casi sea un milagro. ¿Pero, qué ha pasado con ella? Muy sencillo: se encuentra en grave peligro de extinción, pero no todo son penas, porque podría salvarse gracias a un exitoso programa de reproducción en cautividad.

La sobrepesca y la destrucción de su hábitat natural han supuesto un durísimo golpe para esta lapa gigante de entre siete y diez centímetros de talla, y por eso actualmente tiene verdaderos problemas para sobrevivir como especie. Pero la cosa viene de lejos, de muy, muuuuy lejos. Hemos de remontarnos a épocas prehistóricas, cuando el hombre era cazador y recolector, para descubrir que la lapa ya era considerada un rico bocado.

Podemos afirmar tal cosa porque se han encontrado sus conchas en tumbas de aquellos entonces, por lo que no nos equivocamos al decir que el ser humano ha estado miles de años fastidiándola. Así pues, no está de más que ahora intente echarle un cable, tal y como se está haciendo con un proyecto liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha logrado reproducir ejemplares de esta especie de molusco marino mediante fecundación artificial.

Los científicos que hicieron la hazaña explican que ya se ha superado la fase más crítica y delicada del crecimiento de las crías, por lo que se albergan esperanzas de poder iniciarse programas de reproducción que permitan su repoblación. Junto a la lapa majorera (Patella candei candei), esta lapa es el único molusco de las costas españolas incluido en la categoría “en peligro de extinción”, informa el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.