Contaminación en China: necesitan pantallas para ver los amaneceres