La contaminación en Pekín sigue triplicando el máximo marcado por la OMS