Continúa la protesta de Greenpeace por la plataforma petrolífera que pone en riesgo el Ártico