COP22: la acción climática brilla por su ausencia