El corazón de los volcanes, una fuente de energía inagotable